Termina el año hidrológico con 8 Hm3 más almacenados en el embalse de Beleña que en octubre de 2019

jueves, 8 de octubre de 2020

El presidente de la MAS califica el año de "bueno" pero llama a la prudencia de los ciudadanos y de las empresas para seguir trabajando por un consumo responsable

  • Gráfico consumos año hidrol completo
  • 0da2627b-613c-4161-915d-02b284fcf84d
  • Gráfico agua embalsada añoñ hidr

"Hemos terminado el año hidrológico 2019/20 mejor que lo comenzamos, con 8 Hm3 más de agua almacenada en Beleña", asegura José García Salinas, presidente de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe. "Ha sido un buen año, hidrológicamente hablando. Un indicador claro es que en dos ocasiones hemos superado el volumen máximo de embalsado, entre los meses de diciembre-enero y entre los meses de abril y mayo, lo que obligó puntualmente a iniciar el desembalse. Ahora bien, no debemos bajar la guardia y mantener un consumo responsable porque estas cifras, con la misma facilidad que suben, bajan".

El año hidrológico comenzó el 1 de octubre de 2019 con 24,7Hm3 de agua embalsada en Beleña, una cifra que ha ido creciendo hasta alcanzar los 32,6 Hm3 a 30 de septiembre de 2020. Si se observan con detalle los gráficos de consumo, se puede apreciar cómo a partir de la última quincena de mayo, momento en el que se superaron los 49Hm3, comenzó a descender el volumen de agua embalsada y ha seguido esa tendencia hasta ahora, en que estamos al 60% de capacidad. "Este descenso es normal porque los meses de verano son los de menor precipitación y máximo consumo", asegura Salinas. "Además, durante los meses de marzo, abril y mayo hubo una importante disminución del consumo con respecto a los años anteriores en esas mismas fechas, a causa de la bajada de actividad en las empresas. Con el fin del confinamiento este consumo se normalizó y la actividad empresarial ha recobrado la normalidad, lo cual es una muy buena noticia".

Con las cifras en la mano, el presidente de la MAS asegura que vivimos un momento de normalidad hidrológica que otorga garantías suficientes de cara al futuro inmediato, al situarnos con más de 10 Hm3 por encima del nivel de prealerta, que está fijado por la CHT en unos 22 hm3, "esto nos asegura que, aunque no lloviera nada, algo que parece muy improbable en el otoño y en los primeros días del invierno, no habría problemas de aquí a finales de 2020".

El consumo global de los municipios que forman parte de manera directa o indirecta de la MAS, se sitúa en torno a los 4Hm3 mensuales en los meses de máximo gasto, que suelen coincidir con los meses de calor. Esta cifra disminuye considerablemente con la llegada del otoño y del invierno. Los datos aportados por los técnicos de la mancomunidad indican que el consumo acumulado durante los 9 meses primeros del año natural es ligeramente inferior al de los mismos meses de 2019, concretamente un -2'64%. En ese período de 2019 se consumieron 31,5Hm3, mientras que en este mismo periodo de 2020 hemos consumido 30,7Hm3. "Estamos contentos pero tenemos que ser prudentes" afirma García Salinas. "Estamos orgullosos de poder disfrutar de un agua de bajo coste al ciudadano y de excelente calidad, de las mejores aguas que pueden beberse hoy en España según los informes externos con los que contamos, pero estamos también obligados a ser prudentes porque el agua es un bien escaso y finito y eso no debe olvidársenos nunca cuando abramos el grifo".

"Hemos terminado el año hidrológico 2019/20 mejor que lo comenzamos, con 8 Hm3 más de agua almacenada en Beleña", asegura José García Salinas, presidente de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe. "Ha sido un buen año, hidrológicamente hablando. Un indicador claro es que en dos ocasiones hemos superado el volumen máximo de embalsado, entre los meses de diciembre-enero y entre los meses de abril y mayo, lo que obligó puntualmente a iniciar el desembalse. Ahora bien, no debemos bajar la guardia y mantener un consumo responsable porque estas cifras, con la misma facilidad que suben, bajan".

El año hidrológico comenzó el 1 de octubre de 2019 con 24,7Hm3 de agua embalsada en Beleña, una cifra que ha ido creciendo hasta alcanzar los 32,6 Hm3 a 30 de septiembre de 2020. Si se observan con detalle los gráficos de consumo, se puede apreciar cómo a partir de la última quincena de mayo, momento en el que se superaron los 49Hm3, comenzó a descender el volumen de agua embalsada y ha seguido esa tendencia hasta ahora, en que estamos al 60% de capacidad. "Este descenso es normal porque los meses de verano son los de menor precipitación y máximo consumo", asegura Salinas. "Además, durante los meses de marzo, abril y mayo hubo una importante disminución del consumo con respecto a los años anteriores en esas mismas fechas, a causa de la bajada de actividad en las empresas. Con el fin del confinamiento este consumo se normalizó y la actividad empresarial ha recobrado la normalidad, lo cual es una muy buena noticia".

Con las cifras en la mano, el presidente de la MAS asegura que vivimos un momento de normalidad hidrológica que otorga garantías suficientes de cara al futuro inmediato, al situarnos con más de 10 Hm3 por encima del nivel de prealerta, que está fijado por la CHT en unos 22 hm3, "esto nos asegura que, aunque no lloviera nada, algo que parece muy improbable en el otoño y en los primeros días del invierno, no habría problemas de aquí a finales de 2020".

El consumo global de los municipios que forman parte de manera directa o indirecta de la MAS, se sitúa en torno a los 4Hm3 mensuales en los meses de máximo gasto, que suelen coincidir con los meses de calor. Esta cifra disminuye considerablemente con la llegada del otoño y del invierno. Los datos aportados por los técnicos de la mancomunidad indican que el consumo acumulado durante los 9 meses primeros del año natural es ligeramente inferior al de los mismos meses de 2019, concretamente un -2'64%. En ese período de 2019 se consumieron 31,5Hm3, mientras que en este mismo periodo de 2020 hemos consumido 30,7Hm3. "Estamos contentos pero tenemos que ser prudentes" afirma García Salinas. "Estamos orgullosos de poder disfrutar de un agua de bajo coste al ciudadano y de excelente calidad, de las mejores aguas que pueden beberse hoy en España según los informes externos con los que contamos, pero estamos también obligados a ser prudentes porque el agua es un bien escaso y finito y eso no debe olvidársenos nunca cuando abramos el grifo".